martes, 21 de julio de 2009

el baile y el salón

Probablemente sea un tanto apresurado -por no decir muy, bastante, excesivamente, demasiado- aplicar el pensamiento weberiano del surgimiento del capitalismo a esto que es la vida. Sin embargo, permítame usted tomarse ese atrevimiento..

Este buen hombre, sostiene que por h o por b (alude a razones más complejas, pero que no vienen al caso) el capitalismo entró en funcionamiento. Es decir, recibió algo así como un soplo inicial que puso en marcha el proceso, y voilá, de ahí en más, se reprodujo solito solito.

Ahora.. ¿cómo pasar de Weber al baile y la vida?

Existe un surtido de alegorías que ponen la vida y el baile en un mismo plano, y el porqué está a la vista:
inmenso frenesí es bailar, liberar el cuerpo, la mente y el alma, todo en un solo movimiento uniforme (si es posible). El derroche de energía que se sucede es inminente, de ahí el famoso "sacar chispas a la pista de baile".
¿No es la vida eso mismo? ¿Qué es la adrenalina si no es el intento desesperado por extraer chispas hasta en donde no las hay?

Desde que nacemos, estamos invitados a vivir, a bailar, a dejarnos llevar por esto que no se detiene y es el hoy. No es mi interés, al menos en este momento, predicar un carpe diem, sino hacer hincapié sobre otro aspecto: la importancia de contar con quien nos invite a bailar.

Allá lejos y hace tiempo, cuando todavía existían los lentos y los doritos no eran nada, ¿no esperábamos acaso ese momento de bailar de a dos? Sea con nuestro mejor amigo/a o con el amor de nuestra escuela, nadie podía concebir siquiera la idea de irrumpir con su soledad a cuestas en la pista.

Algunas veces, el ser humano tiende a querer quedarse sentado, en una de esas sillas de las que habla Silvio. No es problemático el hecho de dejar de bailar, de parar la rueda, de sentarse un rato a pensar, o descansar. El conflicto, viene cuando se nos hace imposible volver a poner el todo en funcionamiento: la vida, la canción esa que tantos recuerdos nos trae.

Tal o cual silla puede ayudarnos a crecer. Escuchar esa canción en el rincón de la pista de baile, quietos, también. La cuestión es identificar el momento justo en el que no podemos hacer más que volver a encender la mecha, llenar la pista de chispas y brillar como nunca. Más aún, si hacemos la vista gorda y nos damos cuenta de todos los que esperaron para bailar a nuestro lado.

Por eso, ya que estamos en el baile, ¡bailemos! y no dejemos que los palos se claven en esta rueda que es la vida, el hoy: "Pa pa ru pa pa eueo"...

7 comentarios:

  1. Bueno, sabemos que lo primero que cuenta para sacar a bailar a la vida es la actitud, y acá se notan tus ganas, sin límites. Yo te invito a bailar cuando quieras, algún ritmo movidito!! Eso sí, no bailo bien, pero por lo menos le voy a poner ganas.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. ADEMAS DE LO COMPLETO DE ESTO... CITA DE WEBER (ESTUDIO SOCIOLOGIA) QUE IMPACTA JUSTO EN EL CENTRO DE LA ORBITA!!! BAILEMOS PUES!!! BESOS!!!

    ResponderEliminar
  3. http://berteolate.blogspot.com/

    El blog que Mirtha lee antes de todos sus almuerzos aunque no pruebe bocado!

    http://berteolate.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hola!! vuelvo con poco tiempo, a avisarte que cambie mi direccion, y un poco el viejo estilo del blog, te espero cuando quieras, para que podamos seguir leyendonos! :)

    un abrazo grande, caminante descalza :)

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy eligiendo quedarme sentado porque las chispas me prendieron fuego. Pero cuando cuando me apagué volveré a agitar mi cadera de robocop.
    Besos
    Pd. muy lindo todo

    ResponderEliminar
  6. Queria decir algo inteligente y divertido, pero solo con pensar lo que llegaria a pasar si alguien apellidado Weber hubiese ido a mi escuela, termine revolcado en el piso de la risa.
    Por lo que me bloquee.
    Dios, de verdad era una mala influencia.

    ResponderEliminar

estamos para ayudarlo, su opinión nos importa.

en blanco y negro